La meditación en Tailandia

La meditación en Tailandia

La meditación en Tailandia es considerada como la manera de encontrarse a uno mimo, el único camino para la paz y equilibrio espiritual. ¿Quieres conocerlo?

iati-Seguro-Mochilero-Tailandia

La meditación en Asia se considera algo mucho más común y normal que en Occidente. Es habitual ver su practica a diario por los templos de Tailandia, donde su afieles acuden a realizar esta actividad relacionada con la fe budista. La meditación ha sido practicada por muchas religiones y culturas desde hace miles de años y sus beneficios médicos han sido demostrados por diferentes especialistas.

Powered by GetYourGuide

La meditación en Tailandia y el sudeste asiático

Ahora cada vez más los médicos en occidente recomiendan realizar esta actividad a modo de terapia, para personas que necesitan reducir la presión arterial, el estrés, la depresión, reducir las posibilidades de enfermedades del corazón, mejorar la respiración, reducir el colesterol, aumentar la resistencia de la piel, disminuir el proceso de envejecimiento, reducir la ansiedad y mejorar la concentración, la creatividad, la felicidad y el bienestar general.

Gracias a la dedicación de muchos monjes tailandeses, el país de Siam cuenta con numerosos centros de meditación donde sus habitantes y occidentales pueden estudiar y desarrollar sus habilidades de meditación.

La palabra meditación deriva del latín meditari, que significa “pensar, pensar, diseñar, reflexionar”. Aparte de la historia de este término, la meditación se presentó como una traducción de las prácticas espirituales orientales, conocidas como dhyāna en el budismo y en el hinduismo, que viene de la raíz sánscrita dhyai, es decir, contemplar o meditar.

Aunque no deseemos un curso completo o una internación para meditar, el simple echo de entrar durante una sesión de meditación de algún templo de Tailandia, nos dará la posibilidad de encontrar un poco de paz espiritual durante nuestro viaje. Sentarse durante los cánticos budistas dentro un templo y cerrar los ojos, tendremos el ambiente ideal para reflexionar sobre nuestro viaje y nosotros mismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *