Phuket

Playas de Phuket

Phuket es la zona más turística de Tailandia, la isla más grande del reino de Siam y uno de los puntos más visitados del sudeste asiático. ¿Te vienes?

Phuket(ภูเก็ต) con 543km2 es la isla más grande y conocida de todo el país, conectada a la península tailandesa por carretera y un aeropuerto que no para de recibir gente día a día, sus habitantes parecen haber olvidado que es un islote flotando en el agua, y se le ha eliminado el término “koh” (isla), que normalmente precede a los nombres de las islas en Tailandia. Phuket es la “meca” del turismo de playa, grandes resortes hoteleros, noches de fiesta y cerveza barata.

Pero más allá de sus juerguistas concentrados prácticamente en la playa de Patong, esta isla también ofrece tranquilas zonas para relajarse, territorios de selva donde dar de comer a sus monos, trozos de arrecifes coralinos por descubrir, todo aprendiendo a bucear, y sus puertos pesqueros pueden servir de trampolín para llegar a Koh Phi Phi y otros pequeños islotes cercanos de maravillosas playas propias de un sueño.

Phuket es reconocida turísticamente por todo el país, y eso se nota en el precio de todas las cosas que repercuten al alza. Sus ofertas para llegar a la isla son numerosas y abundantes en agencias de viajes de la capital de Bangkok, que está separada de la isla por 845 Kilometros, 14 horas de bus, o 1 hora y poco más en avión. Phuket no ha necesitado ninguna publicidad para recibir más de 10 millones de habitantes cada año, ya que sus preciosas playas se encargaban de realizarse su propia campaña de “marketing”, y la gran cantidad de actividades de ocio y servicios encarados al turismo han hecho el resto.

Cómo llegar a Phuket

Entrando en Phuket Town

Son varias las opciones para llegar a la isla, avióntren y autobús, ya que cuenta con una conexión a la Tailandia firme por carretera. No es aconsejable llegar por tierra a no ser que se viaje con mucho tiempo, ya que se tarda mucho y los vuelos de Bangkok a Phuket son frecuentes y no suelen ser muy caros. Si se llega por aire, en el aeropuerto de Phuket se encontrarán mini-bus y taxis para desplazarse hasta el punto deseado.

En avión – Volar desde la capital hacia la perla del sur suele ser la mejor opción, la más utilizada por todos los viajeros que desean llegar a ella, pero también la más cara. Diferentes compañías, como Airasia, Thai airways, Nokair, y Bangkok Airways, ofrecen vuelos a excelente precio que se pueden comprar en las diferentes oficinas de las líneas aéreas esparcidas por Bangkok o comparar online precios para encontrar la mejor oferta.

En tren – El tren no llega directamente a Phuket, pero desde Bangkok nos podemos acercar a la isla comprando un billete hacia Surat Thani, donde allí se ofrecen servicios de bus y furgón hacia llegar a la deseada isla.

En bus – Suele ser la mejor opción si se viaja por tierra, ya que se evita engorrosos transbordos y demás trámites. Los autobuses públicos con, y sin aire acondicionado salen de la terminal del sur de Bangkok (Southern terminal), ofreciendo entre 7 y 10 salidas distintas diarias. Aparte de los autobuses públicos, en la calle de Khao San rd. También hay una gran cantidad de servicios privados que brindan una alternativa en teoría más cómoda.

La capital de Phuket

Su capital, de unos 75 mil habitantes, es conocida como ciudad de Phuket (Phuket town), y es el sitio menos frecuentado por los turistas. Aquí solo se encuentran las viviendas de los locales que han emigrado de las zonas costeras hacia el interior debido al encarecimiento de la vida en el litoral. Lejos de las grandes inversiones realizadas en la franja costera en construcción, la ciudad de Phuket se ha mantenido igual desde hace mucho tiempo, conservando las casas y edificios de estilo chino-portugués que como mucho han recibido alguna mano de pintura durante muchos años.

Si se dispone de un presupuesto ajustado para visitar la isla, el alojamiento en la tranquila capital es una buena opción, y el alquiler de motos proporciona movilidad para recorrer todo el territorio. Aparte del festival vegetariano celebrado durante 10 días en octubre, y un mercado de local, Phuket town tiene muy poco más que ofrecer, pero una estancia allí hará descubrir al viajero el auténtico corazón de la antigua isla.

Las playas

Patong beach – Su conocido nombre, ya indica que este lugar es el centro turístico de la isla. Solo con una ojeada allí, toparéis con la típica estampa de extranjeros paseando por calles abarrotadas de sastres hindúes, vendedores de camisetas a precios desorbitados, Mc donald’s y otros restaurantes occidentales para quienes no toleren la comida thai, bares con cervezas europeas, y centros de masajes que intentan raptar a algún cliente. Aquí los hoteles i restaurantes suelen ser más caros, y la competencia para encontrar alojamiento a un precio razonable es feroz.

Karon y Kata beach – Estas playas situadas al sur de la bulliciosa Patong, son mucho más tranquilas y relajadas, pero sus costas se encuentran repletas de resortes hoteleros que se han hecho con el monopolio del alojamiento. Eso sí, son ideales para nadar en sus aguas mucho más limpias que las de su saturada vecina del norte, y comer alguna cosa a precio razonable.

Ao Sane, Bang Tao, Kamala, Karon noi, Nai Harm Nathon, Pansea y Surin – Estas son opciones mucho más saludables y tranquilas, aquí se puede gozar del encanto de estas relajadas calas donde la arena blanca parece haber estado reservada exclusivamente para nosotros, y son ideales para recuperar-nos dé toda la marcha nocturna que nos ha podido ofrecer la internacional Patong.

Qué visitar

Paseo con elefante

Si el viajero se aburre de tanto relax y descanso, Phuket también ofrece distintas actividades para cualquier tipo de público, donde pasar un buen rato.

Islotes y playas desconocidas – Una de las mejores experiencias para gozar de nuestra visita, es descubrir las islas pequeñas y cercanas para tumbarse en solitario en la arena o nadar entre los diferentes peces de colores. Basta con acercarse en alguna de las agencias de viajes que hay en el mismo paseo de la playa y preguntar precios, además de las rutas que ofrecen sus servicios. Con una reserva previa en cualquier agente de turismo, cualquier viajero puede visitar las espectaculares koh Phi Phi, un paraíso tropical en estado puro.

El gran Buda – Esta estatua de 45 metros de alto, situada en una de las colinas del centro de la isla, es el sitio más venerado para los devotos. Desde lo alto de la colina Nakkerd, a pies del gigantesco Buda, se puede divisar los 360 grados del perímetro de la isla, donde el aire que corre da un respiro al calor y acaricia las banderas amarillas que ondean.

Gran buda en Phuket

Phuket Aquarium – Moderno como el de cualquier otra gran ciudad europea, el acuario de Phuket nos brinda la posibilidad por 100 baths adulto y 50 baths infantil de hacer un recorrido por las especies autóctonas de la zona y otros animales marinos de diferentes partes del mundo.

Varias actividades más como campos de tiro, boleras, conducción de karts, combates de muay thai, tours por la isla y deportes acuáticos, completan la variada oferta de ocio que se encuentra por todas partes.

Alojamiento en Phuket

Encontrar alojamiento en Phuket no suele ser tarea sencilla. Aparte de los bajos precios que ofrece la capital, en el resto de la isla hay severa competencia en un mercado donde predomina la ley de oferta y demanda. 

Alojamiento en Phuket

Los “ganchos” a la salida del aeropuerto o en zonas de mucha afluencia turística no suelen ser una buena opción, y aventurarse a llegar allí sin tener hotel con reserva previa, a veces puede salir mal la jugada. Este destino turístico es uno de los que se aconseja tener una reserva, aunque sea la primera noche. Si se dispone de un buen presupuesto para la estancia, no habrá ningún problema en encontrar un sitio adecuado donde pasar la noche.

Tragedia en el paraíso

El 26 de diciembre de 2004, el agua del mar se trago media Phuket. Un terrible terremoto de 9 grados en la escala de Richter que se produjo en el océano indico, devastó toda la costa occidental de Tailandia a demás de los países de su alrededor con zonas costeras.

Wat Chalong de Phuket

El caos se apodero de la isla, dejan un panorama desolador tras el paso del agua. Hoy en día la población ha superado el trauma que supuso ese desastre natural, y poco a poco va desapareciendo esa mancha de su memoria. Consecuencia de ello, han quedado las medidas de seguridad adoptadas por las autoridades locales, algunas visibles como carteles de en que dirección correr para llegar a puntos elevados en caso de Tsunami.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *